Header Ads

Reflexión: Estar presente en medio de la "impresencia"

Por Máximo Caminero
Especial para Mi Tierra News

Al observar el proceso de crecimiento que hemos tenido, desde el instante mismo de la concepción, pasamos por alto "un detalle"... ¿En qué momento se nos "inserta" la consciencia? y ¿cuándo nos surge el primer pensamiento?

De las 37 o 42 semanas que nos pasamos en silencio, antes de salir a "la luz", que más bien es oscuridad, es en la semana número cinco cuando el cerebro y el corazón comienzan a desarrollarse.

De la sexta a la séptima semana, el cerebro establece cinco zonas. Ya para la semana número 14, la cabeza, que es donde se guarda el cerebro, es del tamaño de la mitad del cuerpo.

De la semana 19 a la 21 ya somos capaces de escuchar y esto nos estimula produciendo movimientos a todo nuestro cuerpo.

Para la semana 26, nuestros ojos están perfectamente dotados de todos los detalles para "descubrir" y comunicar a nuestra "aun" futura consciencia; ¿qué carajo será lo que veremos en pocos días?, mientras el cerebro crece rápidamente.

Será en la semana 35 cuando ¡lograremos! tener "insinuaciones de sueños definidos" yo, ni idea sé dónde sacan todas estas conclusiones…

Al salir a la luz hay un silencio presente. Uno mira confundido y asombrado el nuevo panorama. De repente, siente unos jalones y sacudidas que lo hacen sacudirse y llorar… empieza el drama.

Lo próximo será comer y crecer en un estado de "piloto automático" que se extenderá por los próximos tres años en donde de manera instintiva aprenderemos a caminar, escuchar, hablar…

No será hasta los 5 años cuando comenzaremos a "navegar" entre "ese mundo soñado" y este nuevo que habitamos. Tendremos desprendimientos del cuerpo y flotaremos recorriendo el barrio en un deleite tipo Peter Pan.

Más adelante, cuando se nos impongan las tareas particulares de irnos haciendo responsables, dejaremos de estar presentes en los "dos mundos" para afincarse de una vez y por todos en este.

El ruido que emana de la Tierra, los amigos, animales y demás objetos motorizados serán una de las principales razones que nos mantendrán distraídos de ese mundo interior y silencioso que nos trajo aquí.

Olvidamos estar con nosotros y ahora estaremos con ellos y con todos. Mirarse de nuevo será ocasionalmente y casi un milagro. Ya no recordaremos aquel primer pensamiento y mucho menos ¿en qué momento hicimos nuestro primer acto de consciencia?

Para estar presente, toca dar marcha atrás olvidando todo lo vivido y aprendido y retomar "esa" inocencia que nos permitía ver realmente lo que se estaba viendo y no como ahora que todo se nos hace transparente. Cuando el ojo reconoce, lo conoce, lo ignora.

Pasamos por el mismo lugar una y otra vez hasta que ya ni determina los detalles. Si este capta una señal constantemente, deja de procesarla y desvía la información hacia otro archivo donde la consciencia está ausente.

Los humanos, tenemos el privilegio de poder participar de dos dimensiones. La presente y la "impresente". En la primera vivimos distraídos y acosados constantemente por los pensamientos. De la segunda solo se alcanza cuando se obvia la primera.

Lo paradójico es que solo se puede estar cien por ciento presente a través de lo "impresente". Pero para estar "impresente" es menester despojarse al cien por ciento de lo presente.

Trataré de explicar este lío. Usted sólo alcanzará a estar presente si conscientemente está viendo lo que ve, escuchando lo que escucha y hablando lo que habla. Por otro lado, solo logrará estar "impresente" si solo deja de pensar, para poder ver, hablar y escuchar lo que no piensa… La cosa ta' difícil… Volvemos…

La consciencia puede estar presente e impresente de acuerdo con la dimensión que queramos o «podamos» alcanzar. Usted puede pensar que está presente, pero en verdad se la pasa como zombi de aquí para allá sin percatarse de nada.

Para lograr la "impresencia" se tienen que bloquear todos los pensamientos y en ese vacío es cuando logramos conectarnos a nuestra verdadera esencia. Lo que realmente somos y que en verdad nos permite hacer consciencia de "estar presente» «en el presente"… ¿Entendió? Sigue siendo un lío, dejémoslo ahí.

Para formarnos plenamente necesitamos 37 semanas de "impresencia", cinco años de transición, toda una vida de distracción y jaleo y ¡quizás! Quizás, algunos logren un momento de estar presente.

No es fácil acallar la mente y llevarnos al vacío existencial, donde todo comenzó. En donde somos un espejo que se mira a sí mismo y por eso nunca vemos nada. Que conste que no me he fumado nada. ¡Salud! Mínimo Caminero.

Máximo Caminero es un reconocido artista plástico dominicano residente en West Palm Beach, Florida.

1 comentario:

  1. Mifertilidad
    Un post muy bonito. La creación de una vida es algo sorprendente que ilusiona tanto a los padres como a los familiares más cercanos. Conocer como se va desarrollando y como va evolucionando es clave para posibles complicaciones. Por otro lado, antes de la concepción también hay que tomar medias a favor de una mayor fertilidad de los conyuyes.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.