Header Ads

Fanny Blankers-Koen, la mejor atleta femenina de la historia

Fanny Blankers-Koen, la súper atleta holandesa ganadora de cuatro medallas de oro en Londres 1948, tenía 30 años y fue la primera madre -y con tres meses de embarazo- medallista en unas olimpiadas.

Por Rafael Baldayac
Especial para Mi Tierra News

Fanny Blankers-Koen se convirtió en la primera mujer que ganó cuatro medallas de oro en unas Olimpiadas, pese a correr con 30 años, siendo madre de dos hijos y con tres meses de embarazo.

Blankers-Koen, considerada como una fuente de inspiración para varias generaciones de mujeres deportistas, fue nombrada la atleta más importante y famosa del Siglo XX.

Su aplastante triunfo la tarde del 6 de agosto de 1948 en la final de los 200 metros planos de los Juegos Olímpicos de Londres 1948, ganando con una diferencia de 0.7 segundos, es la mayor ventaja que se ha registrado en la distancia en la historia de las olimpiadas.

La gran protagonista de Londres 1948 logró subir al podio en los 100 y 200 metros planos, los 80 metros con vallas y en el relevo 4x100 metros. Su victoria en los 200 metros estableció un récord que se mantiene vigente después de 70 años.

El ímpetu y la insistencia de esta atleta holandesa durante una época marcada por la Segunda Guerra Mundial y las consecuencias de ésta la convirtieron en la gran estrella de los Juegos de 1948.

Fue la máxima figura durante los Juegos Olímpicos de Londres dando una extraordinaria demostración de talento y liderazgo, donde se hizo con cuatro preseas auríferas, hazaña que fue reconocida por la Federación Internacional de Atletismo, cuando en 1999 la eligió mejor atleta femenina del Siglo XX.

Su momento cumbre se produjo el 6 de agosto de 1948 cuando conquistó los 200 metros con tiempo de 24.4 segundos para convertirse en la primera mujer en reclamar tres medallas de oro individuales en pista y campo, después de haber ganado los 100 y 80 metros con vallas.

Madre Olímpica y medallista

Francina Elsje Koen, conocida como Fanny Blankers-Koen, nació el 26 de abril de 1918 y se destacó desde temprana edad por su habilidad para los deportes. Su primer deporte fue la natación, y luego probó diferentes disciplinas hasta que, con 17 años, descubrió su amor por el atletismo.

Tras probar en diferentes modalidades, se concentró en las pruebas de pista y campo estableciendo el récord nacional de Holanda de los 800 metros planos.

Un año después su entrenador, Jan Blankers, la animó a entrar en el equipo olímpico holandés; participó en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, donde obtuvo dos quintos puestos, en altura y 4 x 100. También logró un sexto lugar en salto alto.

Su carrera había comenzado con dos bronces en el campeonato de Europa de 1938, pero los acontecimientos mundiales le impidieron lograr éxitos en unos Juegos Olímpicos hasta 10 años más tarde.

Durante ese tiempo, mientras sus compatriotas se repartían los alimentos y se preocupaban por la ocupación nazi que les acechaba, Blankers-Koen se dedicó a entrenarse a fondo. Tanto que fue capaz de superar varios récords del mundo en diversas disciplinas.

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos fueron cancelados entre 1940 y 1944. Durante ese tiempo se casó y tuvo dos hijos. Continuó compitiendo en su país y ganó dos medallas de oro en los Campeonatos de Europa de Atletismo de 1946, a pocas semanas de haber dado a luz a su primera hija.

Es decir que, en 1946, a pocas semanas después de tener a su primer hijo, ganó el oro europeo en los 80 metros vallas.

Una vez acabada la guerra, otro imprevisto, aunque positivo en este caso, ponía en peligro la gloria de la deportista neerlandesa. Semanas antes de la vuelta de la competición con los Juegos Europeos de Atletismo de Oslo, Blankers-Koen daba a luz a su segundo hijo y veía peligrar su participación.

Superó críticas y discriminación

Blankers-Koen se propuso participar en las Olimpiadas de Londres de 1948, por lo que recibió muchas críticas que iban desde su edad (tenía 30 años), a que su calidad de madre y esposa la hacían incapaz de competir y menos ser atleta.

Sin embargo, la atleta fue capaz de silenciar esas voces al convertirse en la primera mujer en ganar cuatro medallas.

"Recibí muchas cartas malas, con gente escribiendo que debería quedarme en casa con mis hijos y que no se debería permitirme correr en la pista con, ¿cómo lo diría?, pantalones cortos", recordó Blankers-Koen, en una entrevista con el New York Times en 1982.

También "un periodista escribió que era demasiado vieja para correr y que debería quedarme en casa para cuidar a mis hijos (…) Cuando llegué a Londres lo señalé con el dedo y le dije: 'te voy a mostrar' ", comentó la corredora holandesa quien también participó en los Juegos Olímpicos de Helsinki en 1952, retirándose a los 37 años.

Hasta su apodo fue utilizado con una enorme carga sexista, pero su mención toma relevancia para destacar la importancia de ella tras convertirse en la primera gran deportista olímpica de la historia.

La espigada corredora, conocida como "the flying housewife", (la ama de casa voladora), desafió todo tipo de críticas en su contra. Entre sus frases más conocidas: "Todo esto, por correr unos pocos metros" (al recibir una bicicleta por ganar cuatro medallas de oro en Londres 1948). Tras su triunfo, volvió a Ámsterdam a una multitud que la esperaba feliz con sus récords mundiales y sus medallas.

Estos logros la convirtieron en heroína nacional en Holanda y en imagen de la lucha contra los prejuicios de género y edad en el deporte, razón por la que Google le dedicó el Doodle de su navegador en nueve países, el jueves 26 de abril de 2022, fecha del centenario de su nacimiento.

Aunque en el siguiente Europeo de Bruselas volvió a repetir con tres victorias individuales (100, 200 y 80 vallas) y una plata en el 4x100, no pudo volver a cosechar más éxitos olímpicos. Llegó a los siguientes Juegos, en Helsinki, con 34 años, y sólo pudo ser finalista en 80 vallas, carrera en donde se lesionó al saltar el segundo obstáculo.

Blankers-Koen siempre reconoció que el velocista estadounidense Jesse Owens, quien ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936, y de quien consiguió un autógrafo.

Se transformó en activista

Desde 1949 se transformó en una activista de las atletas. Viajó por diferentes partes del mundo demostrando con sus triunfos que las mujeres, independientemente de su edad o de si eran madres, podían ser atletas profesionales.

Ella misma acumularía 12 récords mundiales en su carrera deportiva. Durante su vida deportiva batió 20 récords mundiales en carreras de velocidad y de vallas, en salto de altura y de longitud y en pentatlón.

Desde 1958 hasta 1968 fue la líder del equipo holandés de atletismo. En 1999, cinco años antes de morir, fue declarada la Atleta del Siglo por la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas.

En un momento dado, Blankers-Koen llegó a poseer seis récords mundiales. Pero, aunque sus mejores oportunidades se las había robado la Gran Guerra, al morir el 25 de enero de 2004, con 85 años, sabía que había pasado a la historia como la única mujer capaz de lograr cuatro oros sobre la pista de atletismo en unos Juegos Olímpicos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.